Actualidad En portada

Cuatro obradoiristas de pura cepa acompañan a Amaya Valdemoro en la tercera etapa de ‘El Camino acaba en Obradoiro’ hasta A Laxe

etapa-3

Con la mirada puesta en superar el ecuador de esta aventura, Amaya Valdemoro y su expedición continuaron su camino desde O Castro de Dozón para alcanzar A Laxe en esta tercera jornada.

En esta etapa, Amaya tuvo cuatro invitados de lujo para conocer de primera mano el obradoirismo: el miembro del Consejo de Administración, Óscar Rodríguez; el entrenador ayudante del Monbus Obradoiro, Gonzalo Rodríguez; el periodista de la Radio Galega que cubre los partidos del primer equipo durante la Liga Regular, Raúl Villares; y el actor y humorista gallego, además de abonado obradoirista, Pepo Suevos.

El grupo comenzó la tercera jornada desde Dozón, para ascender hasta el Alto de Santo Domingo cambiando totalmente de paisaje en comparación a las dos primeras etapas. Con unas vistas más escasas en vegetación, Amaya y sus compañeros continuaron su camino hasta descender hacia el río Deza, en Pontenoufe.

Una vez pisado el Concello de Lalín, que se atravesó por el rural, se fueron sucediendo pequeñas aldeas, como Botos, de donde es el artista Laxeiro, o Donsión, un bonito enclave que acoge una iglesia barroca. El grupo hizo un alto en el Camino para comer y reponer fuerzas, donde decidieron entonar a viva voz un divertido Miudiño.

Con Santiago de Compostela cada vez más cerca, Amaya y su equipo pusieron fin a esta tercera etapa en el Albergue de Peregrinos de A Laxe, donde a Amaya le esperaba una gran sorpresa. Allí, en los últimos metros de la etapa, cuando más pueden fallar las fuerzas, la protagonista conoció a los jugadores y jugadoras del Basket Deza de Lalín, que recibieron a la ex jugadora con aplausos y mucho cariño.

Si el grupo ya había descansado de lujo en la pasada jornada en el Hotel Villanueva y el Pazo de Bendoiro, hoy repiten alojamiento. Nada mejor que la tranquilidad y el relax que ofrece el entorno del pazo para reponer fuerzas en las mejores manos y terminar el día con una deliciosa cena en sus instalaciones.